Enfermedades vectoriales

 

Los que visitáis el veterinario con cierta frecuencia, seguro que habéis oído este nombre alguna vez, y es que entre los meses de noviembre y febrero siempre se realizan campañas para detectar estas enfermedades. Pero, ¿qué son las enfermedades vectoriales? Son aquellas enfermedades que se transmiten a partir de vectores; es decir, “vehículos que transportan cosas”… pero vamos a situaciones más concretas , que seguro que así me entendéis mejor!

Enfermedades vectoriales más comunes

Enfermedades transmitidas por garrapatas

Las garrapatas actúan como vectores transmitiendo enfermedades a animales, pero OJO!! También pueden causar enfermedades a las personas (ZOONOSIS). De ahí que siempre os insista tanto en la desparasitación. Y, es que, como siempe os digo: más vale prevenir tanto por la salud de nuestros peludos, como para la nuestra propia. Os dejo este enlace en el que se relatan casos en personas que sufren secuelas crónicas por no haber sido detectadas a tiempo.

GarrapatasPerro plagado de garrapatas

Cuando diagnosticamos alguna enferedad de este tipo, sois muchos los que nos decis: «pero si nunca le he visto una garrapata». Pero es que, no es necesario que vuestro perro esté plagado como en la imagen para contraer enfermedades. Lo cierto es que, una única picadura durante un paseo es suficiente para adquirir alguna de las enfermedades como: erlichia, anaplasma, ricketssia, babesia, borrelia…

Por desgracia vivimos en una zona (Comunidad Valenciana – España) considerada endémica, por la cantidad de garrapatas que hay, y tenemos muchísimos animales portadores crónicos. La suerte es que estas enfermedades, al igual que la leishmania que luego veremos, van muy ligadas al estado sanitario del animal y a su sistema inmune, por lo que no todos desarrollan la enfermedad.

Síntomas y Tratamiento

En aquellos que sí la desarrollan el abanico de síntomas es muy amplio. Quizás los más típicos serían: anemia y/o plaquetas bajas (existe riesgo desde pequeños sangrados hasta hemorragias internas), inflamación hepática, fiebre, dolores musculoesqueléticos, etc

El tratamiento de base es con antibiótico específico, pero en casi todos los casos se complementa con otros fármacos en función de las alteraciones que presente el animal. En general, podemos decir que la respuesta al tratamiento es buena.

Enfermedades transmitidas por pulgas

Al igual que las garrapatas, las pulgas también actúan como vectores que pueden

Perro con dermatitis por pulgas

transmitir enfermedades a nuestras mascotas. En este caso, la multiplicación es tan rápida que debemos cortar el ciclo lo más rápido posible (una pulga pone una media de 50 huevos al dia!!!). Las enfermedades más comunes que pueden causar estas pequeñas parásitas son:

  • Dipylidium caninum: es un tipo de gusano intestinal, un cestodo que en perros y gatos puede provocar vómitos, diarrea, pérdida de peso, anemia, etc
  • DAPP: dermatitis alérgica por picadura de pulga; reacción alérgica tras la picadura, puede aparecer tanto en animales como en personas y provoca picor intenso y lesiones derivadas del rascado que pueden terminar en infecciones de la piel
    • Pero las pulgas no solo afectan a nuestras mascotas, ya que la picadura de éstas pueden infectar a los humanos de tifus, peste bubónica o filaria.

Enfermedades transmitidas por mosquito:

Los mosquitos, además de molestos, son grandes vectores de enfermedades. Por ello solemos insistir mucho en que pongáis a vuestras mascotas la pipeta o collar. Aunque en los meses de calor hay que reforzar la protección, lo ideal es que nuestros pequeños estén protegidos durante todo el año. Pero ¿qué enfermedades pueden causar? Desde luego, las más comunes son la dirofilariosis y la leishmaniosis.

Dirofilariosis. Este parásito se transmite a través de ciertos mosquitos (en la actualidad se cree que hay al menos 12 tipos de mosquito que pueden actuar como vector), también conocido como «gusano del corazón». Destacar que también puede afectar a las personas.

Entre los síntomas, según el grado de evolución,  podemos encontrar tos crónica, dificultad respiratoria, síncopes (desmayos)  tras actividad física o excitación, insuficiencia cardíaca, edemas, pérdida de peso, tromboembolismos… Incluso, en casos graves, ha llegado a verse muerte súbita por insuficiencia respiratoria aguda.

Cabe destacar, que en esta enfermedad la prevención es VITAL!!, ya que, aunque existe tratamiento específico para la misma, es económicamente muy costoso y además tiene muchos riesgos para la vida del animal.

Leishmaniosis. Probablemente, la leishmania sea una de las enfermedades vectoriales más conocida por todos. El mosquito flebótomo es el enemigo que porta el parásito y puede infectar tanto a animales como a personas (los casos en personas hasta ahora son pocos, y generalmente ligados a alguna otra patología que debilite el sistema inmune, aun así, debemos tener mucha precaución con los mosquitos, sobretodo en casas con personas enfermas, mayores o bebés).

Entre perros, además de por picadura de mosquito, podría contagiarse en una transfusión de sangre, y hay algunos estudios recientes que indican que también podría transmitirse a través de garrapatas y por la placenta.

Los síntomas podríamos resumirlos en dos cuadros: cuadro cutáneo, mediante lesiones en piel y cuadro visceral (la que afecta a nivel interno) que puede entre otras cosas provocar anemia, pérdida de peso, daños en hígado y/o riñón, dolor articular, etc

Dada la importancia y repercusión de la Leishmania, hemos dedicado todo un post a ella. Podéis verlo aquí

Como prevenir las enfermedades vectoriales de mi mascota

Aunque existen tratamientos, una vez más, la prevención es la mejor solución. Siempre lo es… Por ello, y para prevenir las todas las enfermedades vectoriales, lo primero y principal es hacer un buen plan antiparasitario anual.

  • En la zona en la que vivimos ¡debemos usar productos todo el año!
  • No debemos usar siempre los mismos, por ello lo ideal es que tu veterinario cree un plan personalizado a tu mascota en función del tipo de animal, ambiente donde vive, época del año, etc etc

El tratamiento específico contra dirofilaria: existe en comprimidos o pipetas (que deben administrarse/aplicarse 1 vez al mes) y también, mucho más cómodo, en inyectable ¡único pinchazo al año!

Entrando en terreno pantanoso, yo SI recomiendo vacunar frente a leishmania (os hablo de ello en este post).

El consejo de Saray, mi veterinaria

Recordaros también, como os he dicho anteriormente, que el desarrollo de estas enfermedades, con mayor o menor gravedad, va ligado al estado inmunitario del animal (lo que solemos llamar “sus defensas”), por ello existen también suplementos nutricionales destinados a tal fin.

En último lugar, como por desgracia, ninguna prevención da garantías al 100%, debes realizar una vez al año un test sanguíneo contra las principales enfermedades, ya que, en caso de haberla contraído, detectarla de forma precoz puede ser vital

Como veis, las enfermedades vectoriales son muchas y frecuentes, para ellos y para nosotros….. así que protégele y protégete .