Nuestro perro se hace mayor: geriatría canina

Un perro mayor no es un perro enfermo

Nuestros pequeños peludos forman parte de la familia, cada vez están más  cuidados y eso se ha traducido en los últimos tiempos en un aumento de la población geriátrica. Por ello, es importante saber qué podemos encontrar en esta etapa, qué debemos esperar, qué es normal y qué no…. Desde Saray, mi veterinaria os lo contamos.
geriatría perruna 16 años
Gala vivió 16 años, muchísimo para un Alaska Malamuten

Es importante recalcar que tener un animal mayor no significa tener un animal enfermo, pero sí, debemos tener en cuenta que tenemos un animal que está en su última etapa de vida y, como es normal,  es más frecuente la aparición de patologías. Al igual que en los humanos, nuestras mascotas necesitarán entonces más visitas médicas, controles y, quizás, fármacos.

¿Cuándo se hace mayor nuestro perro?

Para determinar en qué momento nuestro amigo empieza la etapa geriátrica se tienen en cuenta diversos factores como el tamaño (un perro pequeño no se considera geriátrico hasta los 8-9 años, mientras que un perro de tamaño grande, puede empezar a tener problemas típicos de la vejez a los 6).

geriatría canina
Nuestra motorista Duna, 11 años

«Más vale prevenir que curar»

Si hay algo seguro (y deseable) es que todos llegamos a la vejez. No debemos angustiarnos al comprobar que nuestro perro llega a mayor, simplemente agudizar nuestros sentidos ante posibles síntomas y hacer todo lo posible por detectar las patologías de forma precoz, de esta manera, lograremos retrasar al máximo la evolución de las mismas. Veréis que siempre os hablo de medicina PREVENTIVA, y es que aquello de “más vale prevenir que curar” no puede ser más cierto….

Nutrición en la vejez canina

Quienes me seguís o conocéis sabéis que la nutrición canina es un tema esencial para mí y en este post no podía ser menos. Cada etapa de la vida tiene unas necesidades específicas en todos los aspectos y la alimentación forma parte de ello. Para decidir qué debe comer un animal, el veterinario realiza un estudio que incluye un cuestionario (sobre hábitos alimenticios y enfermedades ya presentes o posibles síntomas detectados en casa) y una exploración general (prestando especial atención a aquellos puntos relacionados con la condición corporal). Las consultas sobre nutrición son muy importantes, parecen cosas lógicas, pero cuando nos ponemos a hablar os diría que un 40% de la gente no alimenta de forma correcta a sus mascotas (no solo por el tipo de alimento, sino también,  la forma de dárselo).

Ahí donde le veis, Boti tiene 18 años

En la vejez, las necesidades energéticas cambian y por ello debemos ajustar las dietas a sus nuevos estilo de vida. Es imposible dar unas recomendaciones generales sobre la alimentación ideal a estas edades ya que dependerá de la salud de nuestro perro y su peso. No obstante, sí podemos afirmar que llegados a cierta edad, su dieta en general debe ser menos calórica así como ajustar las proteínas, fibra ácidos grasos, etc…

Artrosis canina

Llegados a cierta edad, la artrosis canina es uno de los problemas que vemos con mayor frecuencia. La artrosis es dolorosa y siempre es necesario tratarla. Aunque muchos animales no muestran síntomas de dolor hasta que están en un estado muy avanzado, NO es necesario esperar a ver que el perro está cojeando o a que no se pueda levantar. Muchos propietarios creen que sus mascotas duermen todo el día, ya no saltan al sofá o ya no juegan con la pelota simplemente porque son mayores, incluso algunos dicen que “se ha vuelto gruñón con la edad y no quiere que le toquemos mucho”, y una de las causas puede ser que tengan dolor. Por ello, una vez más, recordad que vuestro veterinario, es el mejor aliado.

Los consejos de Saray, mi veterinaria

Se que nunca nos parece suficiente, siempre queremos hacer más por ellos y os preguntareis ¿qué puedo hacer yo? Como vengo haciendo últimamente, intentaré daros algunas “píldoras caseras” en cada post (siempre previa consulta al veterinario por si en algún animal en particular hay contraindicaciones y para saber cantidades recomendadas).

Alimentación: para ayudar a nuestros «mayores» podemos ofrecerles mejillones al vapor. Contienen vitaminas, hierro, ácidos grasos, ácido fólico…. Todo esto ayudará a la reparación y crecimiento de tejidos, tienen propiedades antiinflamatorias, indicado en problemas de artrosis y corazón. Además, por su contenido en zinc le ayudará a su sistema inmune. También podemos suplementar la dieta con: atún en aceite de oliva, fuente de ácidos grasos recomendada para problemas de muda o de piel; pan duro para mantener la higiene oral; y espirulina: rica en triptofano, vitaminas y minerales, útil en afecciones del sistema nervioso y piel y con propiedades de desintoxicación.

Cuidados en casa: ¡Siempre será muy útil tener una planta de aloe vera!  ¡Cuánto más en perros geriátricos! se trata de aplicarles el jugo  para hidratar la trufa, almohadillas y callos de codos o patas traseras

Descanso: Cuando sufren artrosis, las camas deben ser tipo “colchoneta” pero no excesivamente «mullidas». Se trata de que puedan descansar en un lugar confortable evitando que se hundan para que no les cueste mucho levantarse.

Higiene: En los casos de incontinencia, es importante evitar el uso d pañales que permanecen constantemente húmedos. Con esto evitaremos la incomoda dermatitis. Como sustituto, es preferible usar sábanas que se leven con facilidad o, en su defecto,  empapadores (siempre que el animal pueda levantarse y no vaya a estar tumbado en el de forma permanente).

Lo más importante: Deben recibir todos los días una gran dosis de «mimoterapia» ¡cuanto más, mejor!

Espero os haya sido útil y recordad, cualquier duda, consultad siempre con vuestr@ veterinari@